Blog

Blog

viernes, 12 de mayo de 2017

COMENTARIO: TEXTO DE LUCES DE BOHEMIA

TEXTO 4

EL MINISTRO: ¡No has cambiado!... Max, yo no quiero herir tu delicadeza, pero en tanto dure aquí, puedo darte un sueldo.

MAX: ¡Gracias!

EL MINISTRO: ¿Aceptas?

MAX: ¡Qué remedio!

EL MINISTRO: Tome usted nota, Dieguito. ¿Dónde vives, Max?

MAX: Dispóngase usted a escribir largo, joven maestro: -Bastardillos, veintitrés, duplicado, Escalera interior, Guardilla B-. Nota. Si en este laberinto hiciese falta un hilo para guiarse, no se le pida a la portera, porque muerde.

EL MINISTRO: ¡Cómo te envidio el humor!

MAX: El mundo es mío, todo me sonríe, soy un hombre sin penas.

EL MINISTRO: ¡Te envidio!

MAX: ¡Paco, no seas majadero!

EL MINISTRO: Max, todos los meses te llevarán el haber a tu casa. ¡Ahora, adiós! ¡Dame un abrazo!

MAX: Toma un dedo, y no te enternezcas.

EL MINISTRO: ¡Adiós, Genio y Desorden!

MAX: Conste que he venido a pedir un desagravio para mi dignidad, y un castigo para unos canallas. Conste que no alcanzo ninguna de las dos cosas, y que me das dinero, y que lo acepto porque soy un canalla. No me estaba permitido irme del mundo sin haber tocado alguna vez el fondo de los Reptiles. ¡Me he ganado los brazos de Su Excelencia!

MÁXIMO ESTRELLA, con los brazos abiertos en cruz, la cabeza erguida, los ojos parados, trágicos en su ciega quietud, avanza como un fantasma. Su Excelencia, tripudo, repintado, mantecoso, responde con un arranque de cómico viejo, en el buen melodrama francés. Se abrazan los dos. Su Excelencia, al separarse, tiene una lágrima detenida en los párpados. Estrecha la mano del bohemio, y deja en ella algunos billetes.

Valle-Inclán, Luces de bohemia


Tema: Pobreza derivada en desesperación, recibiendo dinero, apartando al orgullo.

Resumen: Max se dispone a ver a un amigo suyo que era ministro, éste le ofrece una cantidad mensual de dinero que Max acepta. Hablan cada uno de lo suyo, Max no se deja pisar y habla sin tapujos del motivo de su visita, y, entre risas y buen ambiente, se despiden con una superficialidad amigable pero una profundidad fría.

Organización de las ideas: 

  • Las seis primeras intervenciones: Es una especie de introducción en la que la diferencia con el resto es que aquí uin propone el dienro y el otro lo acepta.
  • Lo demás menos el último párrafo: En esta parte hay un tono amigable entre el ministro y el poeta una vez acordado que se le daría un dinero mensual a Max y habla cada uno un poco de lo suyo. Al final, se despiden y Max deja claro el motivo de su visita en un amago de dejar la cabeza no tan baja. 
  • El último párrafo: Es la escena muy bien descrita de la despedida en la que notamos un entorno amigable por fuera pero de gama o tono sepia por dentro, que es lo realmente trascendente.

Comentario crítico


Estamos ante un fragmento de la obra de teatro escrita por Ramón del Valle-Inclán llamada Luces de Bohemia en la que se narra la última etapa de la vida de un poeta sin dinero y arruinado que baga por las calles de Madrid en busca de alcohol para consolar su fracaso artístico y personal. De la mano de su "amigo" y socio Don Latino y de algún que otro personaje menos recurrente vivirán las malas experiencias de la vida de este grupo de personas.

Centrándonos en el texto, estamos en una parte del libro en la  que Max después de ser liberado de la cárcel y viéndose muy sofocado anímica y económicamente va a hacerle una visita a un ministro de la época que es amigo suyo. A este, le insinúa una suma mensual de dinero para ayudar en el malestar de su amigo y ex compañero de la universidad y de la carrera, que se frecuentan menos que antes pero que siguen siendo amigos. En la actitud de Max y en su comportamiento en esta situación es donde está lo realmente trascendente. Max va allí con la idea de recibir un dinero que termina recibiendo, el al principio está como acobijado, apurado, porque una persona como el tuviese que hacer eso porque si, económicamente y materialmente era pobre, pero una persona con su potencial, tanto artístico como personalmente podría haber llegado mucho mas lejos y eso lo vemos repetidamente en la obra que se lo achacan muchos de los personajes, además él es idolatrado por muchas personas. Una vez se da el acuerdo y hablando un poco, a la hora de despedirse observamos que el va con la cabeza agachada por lo que suponía esa situación pero que en un arrebato por levantar un poco la cabeza deja claro, es sincero y real y dice el porqué de su visita, aunque la otra persona ya lo supiese sin que se lo diga. Don Latino no estuvo presente en esta escena pero yo estoy seguro de que el hubiese hecho lo mismo al igual que muchas personas, entre ellas yo. Una persona hastiada en todos los sentidos, con una decadencia evidente en su influencia artística, con muchos problemas económicos y además con algún que otro problema en un bar, con la policía o simplemente con su familia es normal que toque el suelo y que no de mas de sí aunque Max no sea un personaje que lo exprese mucho, todo esto sin contar sus reflexiones internas y sus debates por los que él dictaminaba todo lo que hacía y de manera objetiva veía que se derrumbaba.

Definitivamente admiro a la vez que repelo las actuaciones y pensamientos de Max Estrella porque era una persona viva, pasional, poética y artística pero a la vez derrumbada económica y personalmente como ya hemos dicho, una figura que durante la historia se ha podido presenciar en más de una ocasión. En lo que concierne a este texto, Max actuó perfectamente y como debía de actuar, de esa salió muy bien, recuperó trato con su amigo, ganó ese sueldo y remontaba un poco la situación, lástima que Max no pudiese salir de las siguientes igual que salió de esta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario