Blog

Blog

viernes, 12 de junio de 2015

Manifiesto

MOVIMIENTO DE VANGUARDIA:


ONIRISMO


La clave de este movimiento es sencilla. Todas las vanguardias tienen sus características propias, todas presentan unos rasgos únicos y exclusivos que nos permiten identificarlas como tales. El cubismo, el surrealismo, el dadaísmo...cada cual es manifestado de una forma diferente, no obstante, los pintores no pueden salirse de unos determinados parámetros a la hora de representar dichos movimientos. Un cubista no pueden pintar con círculos, un futurista no puede plasmar el pasado...y precisamente contra esos matices reacciona nuestro movimiento.


A nuestro entender, las vanguardias son sinónimo de libertad, de una diversidad que gracias a la imaginación no tiene límites definidos. Es por eso que apostamos por el “ONIRISMO”, que como su nombre indica, utiliza el profundo mundo de los sueños para recrear la realidad de la forma más remota posible. Aquí no tienes por qué pintar con formas geométricas, ni utilizar colores vivos si no lo crees necesario. Tan sólo debes hacer una cosa


Cada vez que despiertes y puedas recordar aquello que has soñado durante la noche, anótalo, escribe todo lo que puedas sobre tu sueño. Sensaciones, escenario, personajes, colorido...Cuando decidas ponerte a pintar, tan sólo tendrás que expresar por medio de cualquier material, aquello que el sueño te ha transmitido. Eso sí, es importante destacar que deberás darle un enfoque en primera persona, como si tú estuvieses dentro del cuadro y fuesen tus ojos los que contemplan la escena. Para ello, la perspectiva será un elemento esencial.


Una de las obras posibles en nuestro estilo podría ser un texto organizado en párrafos que mostrase un recuerdo del sueño de la noche anterior o la pesadilla que te lleva persiguiendo durante meses. Sería un texto sin un sentido coherente exacto, al igual que la mayoría de los sueños, por lo que podrían aparecer escenas de la nada o personajes sin sentido. Cada uno tiene una mente y cada una de estas tiene infinitas capacidades para imaginar, por lo que estas obras constan de una originalidad desmedida. Se busca un texto cercano, sin uso de recursos como metáforas, hipérboles… es decir, como si el soñador contase sus experiencias soñadas con una persona cercana y de confianza.

“Estaba yo en la bici yendo a una velocidad que ni yo podía creerlo por qué ni estaba pedaleando. Seguía en dirección recta, parecía que la rueda se iba a desencajar, miré a la derecha y ví a Estefanía con su tío, pero no entendía porque iban por en medio de la carretera con el peligro de que le atropellaran.


Cuando avancé unos metros ya no tenía bici, me la robó alguien… o algo porque ni lo ví. Iba directo hacia un camión y de fondo veía una luz azul que cuando más me acercaba más sonaba el himno de mi equipo de fútbol, no entendía nada pero en el momento que la canción rompió, el camión me arrolló y al instante desperté de aquel extraña pero divertida aventura.”


Por otra parte tenemos el arte en pintura. Una expresión muy parecida al estilo abstracto, pero esta vez se le puede encontrar un sentido si el autor lo acompaña con un texto. Esto explica que va a destacar el uso de distintos colores, tanto vivos como muertos, según como haya sido el sueño del autor. No hace falta usar figuras geométricas ni tampoco figuras realistas, es una mezcla de todo.


- Características:


  • No se basa en hechos reales.
  • No lleva un orden cronológico.
  • La temática es libre.
  • Es preciso que esté relacionado con algún sueño.
  • Tiene que ser representado en primera persona.
  • Gama de colores libre


- ¿Cómo hacer un poema?


  • Primero debes recordar aquello con lo que has soñado, además de anotarlo para que no se olvide.
  • Seguidamente, debes seleccionar la gama de colores que emplearás para escribir la obra, de acuerdo a las sensaciones que te ha transmitido el sueño.
  • Tras esto, tendrás que elegir los elementos principales que usarás en tu poema, para estructurar mejor el contenido y organizarlo (si quieres) en diferentes estrofas.
  • A la hora de empezar a hacer el poema, hay que recordar que tenemos que hacerlo en primera persona y siempre recordando que el poema ha de contar lo sucedido en tu sueño pero también los sentimientos que te causó.
  • Obviamente, nuestro poema será de temática libre pues tu no eliges tus sueños ni puedes controlarlos. Y hay que dejar a tu creatividad funcionar a la hora de expresar ese sueño, sin llevar un orden cronológico o un tema definido.
  • Cuando terminemos de realizarlo, nos quedará un poema lleno expresiones, tanto por los colores que eliges como por el contenido, sin temática definida, orden cronológico y sus diferentes características. Tu poema ya está hecho.


- Poemas:


El sueño es
el paseo del pensamiento,
la serenidad del paisaje para los ojos,
la melodía para el oído,
la paz de los que esperan.
~
En un tren y queriendo volar,
queriendo olvidar y recordando más,
ante horizontes lejanos, haciendo amistad,
¡nada de particular!


Compartiendo tiempo con gente a
quienes no volveré a ver jamás,
buscando en todo lo que no eres tú
una gran ausencia que ocupar.


Centrando la atención mis ojos como
para distraerme,
fijos en lo más bello, son las nubes blancas
hoy, mañana el alba, atardecer casi
otoñal que me enternece y luna llena
en la discreta oscuridad vigilante.


En un tren y casi pareciendo escaparme
del mundo he soñado que quería regre-
sar, temiendo la eternidad de
un viaje sin fin,
porque aquí me esperaba alguien.
Eras tú, ¿verdad?
~
Sube la marea
y moja nuestros sueños,
los empapa, se los come y se los lleva
ahora entre tierra, aire y océano están,
y sólo nosotros sabemos qué nos cuentan.


Baja está la marea,
tejiendo estoy de nuevo la mañana
y junto a mí estoy yo,
buena compañía para el mar,
las encinas y las palmas.


Ya la marea ni sube, ni baja;
No hay risas, ni flores, ni nada;
Y si me voy se queda sola
también la playa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario