Blog

Blog

domingo, 11 de enero de 2015

Adolescentes en la era de Instagram

Los adolescentes de hoy en día como todos sabemos, usan en su vida cotidiana muchos más aparatos tecnológicos como móviles y ordenadores que los adolescentes de hace cincuenta años, bebido a los avances tecnológicos de este último medio siglo. Esto es menos saludable ya que mientras adolescentes de la era Instagram se dedican a encerrarse en su casa con el móvil y sus únicas preocupaciones son que no salgan mal en la siguiente foto que suban a Instagram, los adolescentes de la década entre los sesenta y los setenta jugaban al fútbol en la calle con los amigos.

Muchas personas mayores o adultos tachan a los adolescentes actuales generalizándolos como vagos o incluso bebedores y fumadores. En mi opinión, veo bastantes amigos míos trabajadores y responsables, compañeros bastante preocupados por su futuro y no solo existe la figura del adolescente repetidor que busca pelea en cualquier botellona. 
A la gran mayoría de jóvenes les gusta salir los viernes y jugar a la play como bien dice en el reportaje pero, en cambio, entre semana cuando hay que trabajar lo hacen y aunque les guste salir y no les guste estudiar, estudian porque saben que deben de hacerlo, bien por su presente o bien por su futuro laboral. 
Si es verdad que existe un porcentaje de jóvenes que el presente lo afrontan de manera que no le importa, lo que hace que no estudien y para el futuro tienen la escusa del "ya se verá" pero existe otro porcentaje de jóvenes que se curran su presente y su futuro, que se preocupan por sus estudios y los llevan al día.

En conclusión, no pienso que sea buena esa idea de generalizar todos los pensamientos hacia los adolescentes, hay muchos casos, existen de los que no pueden ver un libro, de los que no se pueden separar de uno, existen de los que se preocupan por su entorno y futuro, de los que pasan completamente de todo y solo esperan ansiosos a la salida para fumarse un cigarro. Como pasa en adultos y en personas mayores hay muchísimos casos de adolescentes y no puedes juzgar a cien de ellos por lo que hagan vente. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario